Piedra angular de la teoría de la vacunación se desmorona Cómo la ciencia revela que los anticuerpos no son necesarios para combatir los virus

La teoría detrás de las vacunas es que imitan la infección por estimular células B, uno de los dos tipos principales de células blancas de la sangre en el sistema inmune, para producir anticuerpos como parte del sistema inmune adaptativo. En general, se cree que estos anticuerpos inducidos por la vacuna, que forman una parte específica del sistema inmune adaptativo, enseñan al sistema inmunológico cómo responder directamente a una infección antes de que el cuerpo quede expuesto a ella.

 

Pero la nueva investigación pone de relieve el hecho de que la inmunidad innata juega un papel importante en la lucha contra las infecciones, y es quizás más importante que la inmunidad adaptativa a prevenir o combatir las infecciones. En las pruebas de adaptación, los anticuerpos del sistema inmunológico se muestran incapaces de luchar contra la infección por sí mismos, que en esencia, echa por tierra la teoría de que los anticuerpos inducidos por las vacunas tienen una función legítima en la prevención o lucha contra la infección.

 

“Nuestros resultados contradicen la visión actual de que los anticuerpos son absolutamente necesarios para sobrevivir a la infección a virus como el VSV (virus de la estomatitis vesicular), y establecer una función inesperada para las células B como custodios de los macrófagos en la inmunidad antiviral,” dijo el Dr. H. von Andrian Uldrich dela Universidad Médicade Harvard. “Será importante para diseccionar el papel de los anticuerpos y los interferones en la inmunidad contra virus similares que atacan al sistema nervioso, tales como la rabia, el virus del Nilo Occidental y encefalitis.”

 

Según lo explicado por el Dr. Russell Blaylock, en una reciente entrevista con Mike Adams, el Ranger dela Salud, las vacunas no sólo no funcionan como se anuncia, sino que en realidad dañan la inmunidad innata del cuerpo. En lugar de enseñar al cuerpo la forma de responder a las infecciones, las vacunas en realidad inhiben la capacidad del sistema inmunológico para producir citocinas de tipo Th2, y suprimen la inmunidad celular, que es cómo el cuerpo se protege contra los virus y bacterias mortales.

 

Así que una vez más, el mito de que las vacunas sirven a cualquier tipo de propósito médico legítimo ha sido deconstruido por la ciencia avanzada. Independientemente de si la comunidad médica general quiere admitirlo o no, la ideología a favor de la vacuna de forma acelerada acabará en un montón de basura de la anticuada pseudociencia.

 

Fuente: naturalnews.com

 

Lic. Adela Álvarez

Miembro de la Comisión Cambio Climático del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil – Cancillería Argentina

Deja tu comentario