¿Quién financia los estudios científicos de las industrias sucias?

Como líneas generales, reclaman que se sepa quién financia los estudios de evaluación de riesgos. Hartmut Meyer, coordinador científico de ENSSER:

“Frente a las evidencias científicas sobre la peligrosidad de una nueva sustancia suelen surgir otros estudios asegurando que no existe tal riesgo, pero para tener una visión completa del asunto es fundamental saber quiénes están financiado el estudio y los intereses que hay detrás“.

Piden también algo tan sensato como que la legislación se base en el principio de precaución, que se asegure la transparencia a todos los niveles y que haya un acceso fácil y completo a la información.

En relación a los productos químicos, solicitan que se investiguen los efectos de la combinación de sustancias, en lugar de estudiarlas individualmente y por separado, puesto que actúan de distinto modo. Para Meyer: “No es posible esperar a tener el conocimiento absoluto respecto a la peligrosidad de una sustancia para proteger a la población. Hay que legislar teniendo en cuenta el principio de precaución“.

En cuanto a los cultivos transgénicos, reclaman a las autoridades que se aseguren de que las investigaciones son totalmente independientes y que pese más la seguridad de la población que la protección de la patente. Esto valdría igualmente para los productos de la industria farmacéutica, entre otras. Al parecer, está a punto de salir al mercado un nuevo maíz transgénico que es mezcla de cuatro variedades, también transgénicas, que están aprobadas. Los productores se amparan en la legalidad de todas éstas, sin contar con el potencial peligro de que salgan subespecies y más subespecies de cultivos transgénicos”, según Irina dela Flor, directora dela Organización parala Defensa dela Salud.

Los científicos piden que se estudie la salud de las personas que trabajan con nanotecnología y que se etiqueten los productos informando si contienen o no estos elementos, como quieren que se haga con los transgénicos. La nanotecnología está presente en infinidad de productos de consumo, por ejemplo, para que la salsa Ketchup resbale en los envases y no quede nada en el fondo. Muy útil como veis (qué de guarrerías ingerimos). Las consecuencias para la salud a largo plazo son imprevisibles.

Sobre los campos electromagnéticos solicitan que se fijen legalmente límites de contaminación bajos y que los comités internacionales encargados de establecer los máximos de exposición a radiofrecuencias estén libres de intereses económicos.

Así que por responder a la pregunta del título, en efecto, los estudios sucios de las industrias sucias los financian las idem.

Publicado por Miguel Jara el 28 de mayo de 2012

http://www.migueljara.com/2012/05/28/quien-financia-los-estudios-cientificos-de-las-industrias-sucias/

Información sobre ENSSER

La Red Europea de Científicos por la Responsabilidad Social y Ambiental (ENSSER) reúne a expertos científicos independientes para desarrollar el conocimiento de bien público para la evaluación crítica de las tecnologías existentes y emergentes.

ENSSER se compromete a:

1-Transparente, la información científica de alta calidad que se centra en la salud ecológica, y aspectos socio económicos del uso de la tecnología.

2-La evaluación de las opciones alternativas dentro de la política tecnológica, el fortalecimiento de la innovación y la sostenibilidad a largo plazo, mientras tanto dar prioridad a la seguridad pública y del medio ambiente.

El objetivo de ENSSER es el avance de bien público de la ciencia y la investigación para la protección del medio ambiente, la diversidad biológica y la salud humana contra los efectos adversos de las nuevas tecnologías y sus productos.

ENSSER aboga por el uso benigno y pacífico de los descubrimientos científicos y desarrollos tecnológicos, mientras que la expansión diversos enfoques para evaluar su utilidad y seguridad en la sociedad.

ENSSER considera que el análisis crítico, independiente y transparente de las opciones tecnológicas pueden promover mejor el desarrollo de tecnología sostenible y humano que se ocupa de los problemas sociales y ambientales actuales y futuros.

ENSSER promueve el discurso crítico europeo e internacional sobre las nuevas tecnologías, sus impactos y su regulación. Como los avances científicos y tecnológicos, son cada vez más por la seguridad de la información privada de interés, la salud y el medio ambiente necesita a menudo van a la zaga. Como resultado, la relación entre ciencia, sociedad y medio ambiente en la política de la ciencia debe ser reestructurada para proteger mejor el interés público.

ENSSER promueve el pensamiento crítico para ayudar a reestructurar los modelos actuales hacia una mayor democracia participativa y los procesos de establecimiento de agenda. Esto requiere la creación de espacios para la información científica independiente de la influencia económica y política, e incluye la identificación, uso y evaluación de la calidad de información científica, laica, locales, tradicionales y otras fuentes de conocimiento.

Lic. Adela Álvarez

Miembro de la Comisión Cambio Climático del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil – Cancillería Argentina

Deja tu comentario