Bhopal – El mayor desastre de la industria química

- Ambiente | Calendario Ambiental

En la década de los años sesenta, India era un mercado potencial de 400 millones de campesinos. El gobierno de este país tenía intención de aumentar el rendimiento de la producción agrícola y los plaguicidas eran parte fundamental de este objetivo. Establecer una fábrica de pesticidas en la India ofrecía una doble ventaja: abastecer rápidamente a la demanda y contribuir al desarrollo tecnológico y económico de la nación. Es así como Union Carbide se introduce en el mercado indio, construyendo en 1967 una pequeña fábrica en Bhopal, lugar que se hace tristemente celebre en 1984 por ser centro  del mayor desastre de la industria química al  derramar de gases letales a la atmósfera. Según el director de la fábrica, el escape tuvo una duración de una hora, frente a las tres horas y media que defienden los afectados. Lo cierto es que la cantidad fugada fue tal que personas que vivían a 10 kms. del foco emisor se despertaron en medio de violentos ataques de tos y principios de asfixia, con los ojos hinchados y vomitando. Se ha calculado que la toxicidad de la nube era 500 veces superior al empleado por los alemanes en las cámaras de gas y 150 veces superior al gas mostaza.

Más de la mitad de un millón de personas de la ciudad fueron expuestas al mortal iso-cianato de metilo (MIC) uno de los gases más peligrosos de la industria química (puede causar dolor de cabeza, náusea, vómito, tos, dificultad al respirar, incremento de secreciones, dolor torácico, edema pulmonar, de la laringe y bronquios, espasmos y muerte),  cianuro de hidrógeno y de otros gases que se formaron por efecto del calor del MIC (que no estuvo mantenido a la temperatura de seguridad de 0 grados) como el fosgeno (oxicloruro de carbono-provoca irritación de la piel, daños en la córnea, pérdida de visión y ceguera, tos, dolor al respirar, dolor de cabeza, náusea, vértigo, sed, esputos espesos o espumosos, neumonía y muerte por fallo respiratorio o cardíaco , cuyos  efectos graves pueden aparecer horas después de la exposición), el ácido cianhídrico (otro gas de guerra que provoca debilidad, dolor de cabeza, confusión, náusea, vómitos ocasionales, dificultad respiratoria, convulsiones y, en dosis altas, inconsciencia rápida y muerte) y la monometilamida (produce quemaduras químicas, posible congelación, pérdida de visión, irritación de pulmones, nariz, garganta y ojos, respiración dificultosa y asfixia). Las empresas que fabricaban el MIC en el mundo además de la Union Carbide eran Bayer y DuPont La Place.

Aquí tenemos, una vez más, un ejemplo de las terribles consecuencias de no tomar medidas preventivas en las tareas laborales, hecho que  causó la muerte de miles personas y la intoxicación prolongada de otros cientos de miles de víctimas más. Este incidente es el mayor desastre de la industria química y por el cual se promulgó el 3 de diciembre como el Día Mundial del No Uso de Plaguicidas, que tiene por finalidad sensibilizar a los ciudadanos en torno a las implicancias del uso de los agroquímicos en la agricultura mundial.

A partir de 1998  esta fecha fue establecida por las 400 organizaciones miembros de PAN (Pesticide Action Network) en 60 países, recordando a los más de 8000 hombres, mujeres y niños que murieron horriblemente, y otras perecieron después a consecuencia del accidente de Bophal – India en 1984, donde fueron liberadas 42 toneladas  de un componente químico utilizado en la elaboración de un plaguicida de la corporación Unión Carbide. Aunque la cantidad exacta de víctimas se desconoce , la noche del desastre sólo significó el comienzo de una tragedia que aún hoy continúa. La Campaña Internacional para la Justicia en Bhopal estima que entre 120.000 y 150.000 personas han sufrido enfermedades crónicas debido a este hecho, incluyendo infecciones respiratorias, desórdenes ginecológicos, cánceres y daños neurológicos.

Un informe del 11 de septiembre de 1984, realizado por 6 ingenieros expertos en seguridad reveló que la propia fábrica de la Union Carbide en Kanahava Valley, Estados Unidos, tenía numerosas irregularidades desde el punto de vista de la seguridad y que incluso en funcionamiento normal los obreros se contaminaban con cloroformo (cancerígeno). La Union Carbide  fue responsable de ocultar la peligrosidad de la industria que se instaló en Bhopal, India, violando las legislaciones de seguridad municipales respecto a la localización de industrias peligrosas.

¿Qué se fabricaba exactamente en Bhopal? La Union Carbide fabricaba un pesticida que era una maravilla. El isocianato de metilo se mezcla luego con alfa naftol, obteniéndose el producto base para la fabricación del Aldicarb, que a su vez es la base del pesticida Sevin comercializado en la India, , un producto que tiene grandes ventajas, porque  es inocuo (contrariamente al DDT y a otros insecticidas), es biodegradable y barato ,conocido también como  Temik, comercializado en países de occidente.

La Union Carbide  ocultó los productos que intervienen en el proceso de fabricación del Aldicarb incluso a los responsables sanitarios, y lo que es más grave ocultó cuales eran sus antídotos, de forma que cuando se produjo la catástrofe ni el director de salud pública ni los médicos supieron qué hacer ya que ni siquiera sabían qué era lo que se había escapado. El antídoto (simplemente el tiosulfato de sodio) hubiera permitido salvar muchas vidas.

Desde entonces muchas mujeres han abortado espontáneamente y niños nacidos de padres expuestos a los gases son física y mentalmente retardados. Los venenos de Union Carbide han dañado el sistema inmune humano, por  tanto ahora son más vulnerables a infecciones y enfermedades. Las personas que fueron afectadas por el gas probablemente sufrirán toda su vida de enfermedades relacionadas con la exposición y las futuras generaciones podrían también llevar la marca de esos tóxicos. Cerca del 80% de las personas afectadas por los gases son bastante débiles para trabajar y sus familias enfrentan inanición y necesidades. La población de Bhopal continúa bebiendo agua contaminada y respirando aire tóxico.

La Oficina Central de Investigaciones de India reveló en 1987 que el desastre del gas había sido el resultado de una decisión deliberada tomada por Anderson, que era el director general de Union Carbide en 1984, que con el fin de disminuir los costos  redujo la seguridad esencial,  la fuerza de trabajo a la mitad y los sistemas de alarma en la factoría de Bophal, La  Corporación y sus encargados antepusieron sus beneficios antes que la salud y la vida de las personas .  Más de veintisiete años después en Bhopal, a los sobrevivientes se les niega el mínimo de cuidado médico, adecuada rehabilitación y condiciones saludables de vivienda. Mientras el gobierno descuida a los sobrevivientes, ha favorecido los intereses de Unión Carbide, no obligándolos a pagar indemnizaciones justas, dando poca importancia a los daños y evadiendo responsabilidades. Las organizaciones de supervivientes de Bhopal estiman que entre 10 y 15 personas mueren por mes a causa de enfermedades originadas en la exposición a gases tóxicos. Hoy, más de 150.000 supervivientes con enfermedades crónicas aún necesitan atención médica y una segunda generación de niños enfrenta impactos en su vida o en su salud como consecuencia de ese legado de contaminación industrial. Cáncer, ceguera, dificultades respiratorias, desórdenes inmunológicos y neurológicos, desórdenes reproductivos femeninos, así como defectos de nacimiento en los niños de las mujeres afectadas son algunas de las consecuencias. La tragedia de este desastre aún continúa,  mientras tanto El Tribunal Supremo (TS) Indio desestimó un recurso de la principal agencia de investigación policial para revisar los cargos contra los  directivos de la empresa culpable del desastre ocurrido hace 27 años en la ciudad de Bhopal (centro), actualmente en libertad bajo fianza.

El Buró Central de Investigaciones (CBI) había solicitado que se revocara una decisión del propio TS de 1996 que rebajaba la gravedad de los cargos imputados a los responsables locales de la compañía estadounidense Union Carbide, una decisión que limitó mucho las penas que se podían imponer a los acusados. Hasta 1996, las autoridades indias abogaban por que se les acusara de homicidio, pero al alto tribunal alegó entonces que no había pruebas suficientes y rebajó la petición al cargo de negligencia con resultado de muerte.

En Junio de 2010 se dio a conocer la única sentencia por el trágico suceso en la que se condenaba a dos años de prisión y una multa de menos de 10.000 euros a ocho directivos de la compañía, que  salieron bajo fianza horas más tarde en medio de la indignación de las asociaciones de víctimas ,pero entre ellos no figura el entonces director de Union Carbide, el estadounidense Warren Andersen.

Tras un cuarto de siglo de procesos judiciales, el caso sigue sin cerrarse en los tribunales.»Las víctimas siguen sufriendo la negligencia del Gobierno y la incapacidad de los tribunales para ver los hechos presentados por los supervivientes», denunció a Efe Nitwanand Gawaraman, portavoz de «Campaña Internacional por la Justicia en Bhopal», una de las principales agrupaciones de afectados.

Víctimas del desastre de Bhopal , quemaron este viernes  2 de Diciembre  imágenes del presidente del Comité Organizador de Londres 2012, Sebastian Coe, y dela Asociación Olímpica India, Vijay K. Malhotra, en manifestación contra la presencia de la empresa Dow Chemicals entre los patrocinadores de los Juegos Olímpicos de Londres 2012.

La protesta se debe a que la planta química donde se produjo el vertido causante del desastre pertenecía a la firma norteamericana Union Carbide, que fue adquirida en 1999 por Dow Chemicals, una de las patrocinadoras de los Juegos Olímpicos de la capital británica.

Los manifestantes también amenazaron con organizar unos Juegos Olímpicos de afectados por el siniestro, si Londres no retira el patrocinio de la dueña de la firma que provocó la catástrofe.

Esta fecha es oportuna para seguir denunciando la magnitud de las intoxicaciones masivas a nivel mundial que se envenenan por plaguicidas, porque éstos se han convertido en agentes causantes de desequilibrio ecológicos; contaminando suelos, aire, aguas y alimentos, lo que conlleva a un deterioro ambiental y graves problemas de salud en seres humanos.

La modalidad de producción  a gran escala irrumpe el   proceso natural en el que  las especies y los elementos se relacionan unos con otros de manera lógica, simbiótica o parasitaria, formando un complejo sistema que tiene varios mecanismos de autorregulación, lo cual  permite que el ecosistema se mantenga en equilibrio y por lo tanto pueda conservarse la vida. Interfiere con estas relaciones alterándolas al cortar los flujos de energía que hay de una especie a otra, e imponer el crecimiento de una especie en un entorno que no es el apropiado. El resultado son plantas débiles que requieren de fertilizantes para compensar la falta de los nutrientes que existen en los suelos naturales  y de plaguicidas para combatir la proliferación de especies que antes tenían controles naturales a través de sus depredadores naturales . Estas sustancias  se promueven como una forma de  controlar plagas, tanto animales como vegetales, así como aquellos que son vectores de enfermedades  donde las intoxicaciones agudas son sólo parte visible de los daños causados por estos productos.

En este momento  es tema de debate  por parte de las organizaciones no gubernamentales , el uso indiscriminado del glifosato y su relación comprobada con crecientes tasas de malformaciones congénitas y cáncer después de la introducción de la soja genéticamente modificada, diseñada para tolerar el rociado con enormes cantidades del producto.

La Campaña “Paren de Fumigarnos”, presente en más de 70 pueblos y municipios de Santa Fe, ha reclamado en todos los estamentos de gobierno (Ejecutivo, Legislativo y Judicial) la urgente aplicación de medidas tendientes a resguardar la salud de las comunidades; entre otras, la prohibición total de la fumigación aérea y el establecimiento de una distancia de 800 metros entre las aplicaciones terrestres de agrotóxicos y la población. A esto se unen las permanentes denuncias  desde distintos espacios, especialmente  de los Médicos de Pueblos Fumigados.

Ante la magnitud del impacto de este tipo de agricultura es urgente seguir con un permanente  debate ambiental.

Como reflexión en este día vemos cómo el caso Bhopal que nos convoca, como así también los impactos de los agrotóxicos en nuestro país, ilustra la evasión de responsabilidades de  las corporaciones respecto de los derechos humanos y el ambiente,  planteando la necesidad de establecer un nuevo marco regulatorio a nivel nacional e internacional que responsabilice penal y financieramente a las empresas por los desastres industriales, la contaminación tóxica que producen y el daño que ocasionan sobre la vida humana.

Cuando se pase de la reflexión a la acción, tal vez una acción concreta sería implicarse en campañas que tengan como metas resultados concretos. Estos pueden comprender lo siguiente:

  • Fortalecer el Amparo Ambiental para el Cambio de Metodología de Clasificación de los Agroquímicos firmado actualmente por miles de ciudadanos en el país
  • Campañas contra la impunidad en los casos de intoxicaciones
  • Campañas para demandar la prohibición de los plaguicidas que afectan el sistema inmunológico y/o endocrino
  • Pago por daños físicos, psicológicos y morales a los afectados por intoxicaciones de los agrotóxicos
  • Campañas por el derecho a la información, donde los ciudadanos puedan  saber hasta qué punto el organismo humano acumula sustancias tóxicas procedentes de esa contaminación difusa, protagonizada por los agentes químicos que hay en el medio ambiente y que no han sido suficientemente controlados, descubriendo  que concentraciones más o menos importantes de compuestos tóxicos persistentes eran apreciables en su organismo luego de someterse a análisis.
  • Fiscalización de las normas y convenciones internacionales a nivel de todos los países miembros del PAN
  • Campañas por la prohibición de las aplicaciones aéreas de plaguicidas en cultivos y el establecimiento de una distancia de 800 metros entre las aplicaciones terrestres de agrotóxicos y la población.

Lic. Adela Alvarez- Humberto Nadal
Ecosalud- Tucumán
Año 2011

4 comentarios en “Bhopal – El mayor desastre de la industria química”

  1. raul antonio Calderon jordan dice:

    CONSIDERO QUE ESTO ES UNA INJUSTICIA, ANTE LOS SERES HUMANOS Y LA TIERRA EN ESPECIAL, EN DONDE ESTAS EMPRESAS NO LES IMPORTA A QUE COSTO DE LA VIDA EN AUMENTAR SUS GANANCIAS, PARTE DEL SISTEMA CAPITALISTA, QUE ANDAN TRAS LOS ELEMENTOS ENERGÉTICOS, EL AGUA, TAMBIÉN LOS GOBERNANTES DE CADA PAÍS DEBEN PROTEGER AL PUEBLO A LOS HABITANTES, EN LA INDIA LOS FUNCIONARIOS SE VENDIERON , ES LO MAS PROBABLE.

  2. Pablo Adrian R L dice:

    Si, lo que es: corrupción, negligencia, ignorancia, ambición, son las causas de estos desastres tan trágicos y donde los que llevamos la peor parte somos los habitantes. Por que entre gasolineras, fabricas (que ni por enterados estamos de que es lo que se maquila en su interior), gaseras (rodeadas de casas), y los gobiernos y empresarios corruptos llevándose a muchos por delante.

  3. Yuly Andrea Perdomo dice:

    Realmente es un desastre que se pudo prevenir,la negligencia de los gerentes de esa organización lo que hicieron es un producir un impacto adverso irreversible con un daño que no tiene solución. lo peor es que las personas que han sido victimas de esta catástrofe no son remuneradas o indemnizadas por la vida, igual que su familia una intoxicación de ese tamaño es algo ilogico que por la ambición de algunas personas mas de miles salieron perjudicadas ojala tomen conciencia del desastre que hicieron.

  4. Buenas tardes, Quisiera preguntar sí esta situación, En un informe de problema radioactivo?

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.