DÍA DEL COMPORTAMIENTO HUMANO

El hombre es un ser social y  como tal, debe seguir ciertas reglas que lo ayuden a vivir en armonía, buscando su progreso y bienestar personal pero siempre respetando a su prójimo en beneficio del bien socioambiental.
En 1992, la Resolución Ministerial N° 1729 estableció que el 31 de marzo de cada año sería conmemorado como “Día Nacional del Comportamiento Humano” como  perpetuo homenaje a quien fuera  un destacado luchador en favor de la solidaridad social:  Don Francisco Rizzuto, periodista y escritor que nació en 1883 en Nocera Tenisere, Calabria, Italia, y que falleció el 31 de marzo de 1965.

Entre sus logros se encuentra la creación  la Liga Pro Comportamiento Humano donde destaca la importancia de los valores éticos y espirituales del ser humano y promueve los principios básicos de la convivencia: respeto mutuo, cortesía, cordialidad, dignidad   que se vean reflejado en actos tan simples como saludar por las mañanas, ser corteses, ser tolerantes con los demás, desterrar del lenguaje las expresiones groseras, ser modestos, defender las ideas con dignidad, saber comprometerse con la palabra sin necesidad de escritos… y tantos ejemplos más. En definitiva, de todo esto también se trata el comportamiento humano.

Si cada habitante del mundo, sin excepción, promoviera y practicara estas elementales normas las cosas serían diferentes .  Los chicos seguramente adquirirán buenas maneras si los adultos las  incorporaran en su  práctica cotidiana. Pero esto dista mucho de ser real, pues muchos intereses, egoísmos y miserias humanas conspiran contra ello. Y es frente a esas miserias que debemos plantear nuestro desafío, porque aunque resulta claro que todos entendemos que los seres humanos tenemos derechos y obligaciones, también está claro que no siempre los respetamos.

“Nuestros derechos terminan donde empiezan los de los demás”, es una frase repetida hasta el cansancio pero que resume y explica como ninguna la clave para la convivencia en sociedad, o en la vecindad o en la familia.

Y éste es un cambio que no necesita la implementación de leyes. El cambio es personal , y ése es el ámbito  para fomentar un cambio cultural basado  en los valores enunciados al que sumamos la  cooperación ,solidaridad, creatividad , el incentivar el compromiso y la responsabilidad individual en  el cuidado y protección del ambiente , ya que el daño social y ambiental  que hoy se evidencia, son situaciones que no son ajenas a la instauración  de los valores egoístas  y estilo de vida con hábitos   enfermizos que caracterizan la convivencia actual. Para favorecer este concepto vale rescatar una frase expresado cuarenta y un años atrás en un discurso donde el general Perón advirtió a las distintas naciones del mundo sobre la importancia del cuidado del ambiente en el futuro y de la tarea fundamental de incluir este tema en la agenda global: “El ser humano ya no puede ser concebido independientemente del medio ambiente que él mismo ha creado. Ya es una poderosa fuerza biológica, y si continúa destruyendo los recursos vitales que le brinda la Tierra, sólo puede esperar verdaderas catástrofes sociales para las próximas décadas”.

Lic. Adela Álvarez- Prof. Susana Acosta

Ecosalud-Tucumán

 31 de Marzo 2013

Lic. Adela Álvarez

Miembro de la Comisión Cambio Climático del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil – Cancillería Argentina

Deja tu comentario