Día Nacional del Agua

Fue esta histórica actividad uno de los factores motivadores de un grupo de profesionales de aquella Dirección General, que por entonces propusieron la realización del Iº Congreso Nacional del Agua de Argentina. evento se realizó en la ciudad de Córdoba, en oportunidad de celebrarse el 31 de marzo de 1963 los 25 años de la Dirección General de Hidráulica de esa provincia. De allí surge la iniciativa de recordar en adelante el Día Nacional del Agua, decisión que posteriormente tuvo alcance nacional en 1972, con el  objetivo  estimular en todos los argentinos la conciencia en el uso de los recursos públicos hídricos de nuestra nación.

Esta decisión precedió en 21 años a la declaración del 22 de marzo como Día Internacional del Agua, promovida por la Asamblea General de las Naciones Unidas en Diciembre de 1993. Desde entonces coexisten en Argentina ambas fechas.

Con el tiempo los objetivos fundamentales  propuestos en los primeros Congresos Nacionales del Agua de Argentina, -en una época en que el país contaba, en el campo de los recursos hídricos, con baja presión ambiental-, fueron adecuándose   al cambio de paradigma que se ha registrado a nivel mundial en relación a la importancia del agua como recurso finito y vulnerable,  reflejándose en una actualización de la visión de los intereses donde se consideren los aspectos ambientales, económicos, sociales y políticos inherentes a la gestión de los recursos hídricos en el país y la región.

Disponibilidad de agua en Argentina

Para alcanzar una mejora gradual en la gestión del agua  se plantea, entre otras,   una propuesta a nivel nacional, en el Marco para la Acción la “Visión del Agua en la Argentina en el año 2025” , que tiene como  base un desarrollo ambiental y socialmente sustentable. Este documento contiene un conjunto de estrategias y propuestas de acción mediante cuya adopción se considerable posible pasar de las ideas a la acción y de la situación actual a la Visión 2025.

Las estrategias generales identificadas y los objetivos a alcanzar para la Argentina son:

  • Reforma institucional del sector de recursos hídricos
  • Manejo integrado de los recursos hídricos
  • Sustentabilidad ambiental
  • Valoración económica y social del agua
  • Agua potable y saneamiento para toda la población
  • Mejoramiento del uso del agua en agricultura
  • Formación de capacidades, investigación y desarrollo

Del extenso documento que se puede consultar completo (1), nos interesa destacar el párrafo donde se considera “fomentar la participación de la  comunidad organizada en la construcción, operación, mantenimiento y gestión de sistemas de agua potable y saneamiento en pequeñas localidades urbanas o en áreas rurales”, porque nos parece fundamental la participación de la sociedad civil en la defensa de un derecho humano, como es el agua en este caso, donde cada ciudadano tiene derecho al consumo de agua en calidad y cantidad necesaria.

Entendemos que se necesita tiempo para ir adecuándose al proceso de cambio propuesto y sobran situaciones donde comenzar a implementar las propuestas mencionadas. Por ejemplo  la cuenca chaco paranaense, que está debajo del Acuífero Guaraní,  es un reservorio de hidrocarburos donde Argentina, Uruguay, Paraguay, Bolivia y Brasil han puesto mucho interés . Especialistas y ecologistas alertan (2) sobre  los riesgos que representan los posibles terremotos y contaminación del acuífero Guaraní si se emplea el método de fractura hidráulica o fracking, en un lugar  que representa el 20% del reservorio mundial de agua dulce.

Es indudable la importancia de este reservorio cuando dos tercios de la superficie del País se encuentran bajo condiciones climáticas áridas o semiáridas.

Aunque globalmente la Argentina dispone de una oferta hídrica media anual por habitante sumamente importante superior a los 22.500 m3/hab, , la distribución de la oferta es muy irregular. La variedad de climas que resultan de la gran extensión y ubicación del territorio, la diversidad de relieves y las consecuentes variaciones de humedad y temperatura determinan regímenes hídricos muy variados por lo que en varias provincias de la región árida la disponibilidad de agua se ubica bien por debajo del umbral de stress hídrico propuesto por el PNUD.

La Argentina ha soportado periódicamente fenómenos extremos de crecidas y de sequías en distintas regiones, fenómenos se han visto intensificados y con ocurrencia mas frecuente en las últimas décadas.

En Argentina se hace un uso importante de las aguas subterráneas ya que un 30% del agua promedio extraída en el ámbito nacional para los distintos usos, es de origen subterráneo. En el caso del riego en las regiones áridas y semiáridas, las reservas de agua subterránea cumplen un rol esencial al asegurar una regulación plurianual de los recursos.

El sector de riego argentino está experimentando una profunda crisis estructural, afectado por:

1- la salinidad y mal drenaje; 2- la obsolescencia tecnológica del sistema productivo (base agronómica y mercadológica); 3- la no consolidación del proceso de transferencia de los distritos al sector usuario (privado); y 4- el tema tarifario. Un 30 % del total del área bajo riego, se considera que están afectadas, en distintos grados de intensidad, por problemas de drenaje y/o salinidad.

También existe una amenaza creciente a la sostenibilidad de las fuentes de agua superficiales y subterráneas por prácticas agrícolas no conservacionistas, deforestación, el uso de agroquímicos y los cambios en el uso del suelo, particularmente la urbanización, que perturban el balance hídrico y las condiciones de calidad de las fuentes. Se destacan la contaminación de cursos superficiales y acuíferos en la zona de influencia de las grandes aglomeraciones urbanas y polos industriales.

En un balance y situaciones ambientales críticas y extremas en el país , a pesar de la importante oferta global de agua que exhibe, se presentan grandes desbalances entre demanda potenciales y disponibilidad en amplias regiones del País.

En la región húmeda y subhúmeda donde la oferta de agua y climática permite desarrollar cultivos de secano o con riego complementario, la degradación de la calidad de las aguas establece limitaciones cada vez más severas a la disponibilidad del recurso. En esta región se ubican los asentamientos humanos más importantes en coincidencia con áreas de fuerte desarrollo industrial.

La eficiencia de uso del agua, en general se encuentra en niveles muy bajos: la media es inferior a 40 %.  En los últimos años, se advierte la tendencia a una mayor utilización, derivado por una parte de los problemas de disponibilidad y calidad que se están registrando en las fuentes superficiales, y por otra, de una mayor actividad en los procesos industriales en áreas con insuficientes fuentes superficiales, como los de la actividad petrolífera y minera.

La actual crisis del agua es y será la crisis de la Vida que enfrenta a la sociedad mundial. Aunque  hay  a nivel nacional y de las provincias  distintas propuestas encaminadas al uso eficiente  de este recurso,  como miembros  de la sociedad civil es importante  sumarse con acciones concretas encaminadas a  desarrollar una nueva cultura del agua que  considere la relación que cada uno establece con el agua: lo que se hace con el agua, en el agua y por el agua. Esto suma a un cambio civilizatorio que tienda a una mayor equidad y sustentabilidad de este recurso vital, ya que el agua está presente en todas nuestras actividades cotidianas.

Al celebrarse también en el 2013 el Año Internacional de la Cooperación en la Esfera del Agua, cuya finalidad es reconocer que la cooperación de todos los actores sociales es esencial para lograr un equilibrio entre necesidades y prioridades y compartir este valioso recurso de manera equitativa, sugerimos algunas acciones:

-Usar el agua racionalmente y evitar su desperdicio

– Limitarla utilización de detergentes y otros productos que contribuyen al deterioro de los ecosistemas acuáticos. O usar detergentes sin fosfatos.

-Además de los fosfatos, los detergentes tienen en su composición un buen número de ingredientes desconocidos como los tensioactivos, que  surgen sustituyendo a los fosfatos y con idéntica función. Éstos se degradan con bastante facilidad, 3 o 4 semanas, salvo un pequeño porcentaje que es difícilmente degradable (un 5% aproximadamente)

-No usar  blanqueador óptico o azulete. Éste es un producto contaminante que no se descompone en la naturaleza y cuya única función es hacer ver la ropa más blanca, que no más limpia. Si queremos blanquear nuestra ropa ecológicamente, lo mejor es orearla al sol o a la luna, o bien para los más prácticos recurrir a las zeolitas, pequeños cristales blanqueadores que no contaminan el ambiente.

-No debemos dejar las llaves abiertas mientras nos enjabonamos el cuerpo, al lavarnos los dientes,  enjabonamos la ropa u otros elementos

-Reparar las instalaciones que estén perdiendo agua  y reportar las fugas de agua de la calle y las deficiencias en el suministro. No debemos permitir que algún caño quede goteando, porque con sólo una gotita de agua que caiga por segundo, hemos desperdiciado en un día,30 litrosde agua potable. Una gota permanente y persistente cada segundo desperdicia en un caño12.500 litrosal año.

-Colocar difusores y demás mecanismos de ahorro en los caños, se aprovechará mejor el agua reduciendo su consumo.

-Reducir el volumen de agua que se gasta en el servicio sanitario reutilizando el agua que se juntó del baño, el  lavado de ropa  o juntar agua de lluvia por ejemplo.

-No emplear el inodoro como papelera

-A la hora de comprar electrodomésticos hay que tratar de conseguir los bajo consumo de agua.

-Utilizar la ducha en vez de bañadera: una buena ducha, y no un largo baño, puede ahorrar hasta7.500 litrosal año – una ducha por ejemplo, el 87 % del agua que consumimos es caliente- Si ahorramos parte del agua que consumimos, estaremos ahorrando energía casi en la misma proporción.

-Lavar el automóvil con balde y no con manguera: 60 frente a los500 litrosrespectivamente.

-No utilizar la manguera para lavar los pisos de las veredas y hacerlo la menor cantidad de veces posibles

-Usar la lavadora con la carga máxima de ropa.

-Evitar arrojar a los desagües cualquier cosa que no sea agua. También debemos tener cuidado con la contaminación al no permitir que la gasolina, los aceites y otros líquidos nocivos se escapen y se mezclen con el agua

-Consumir productos reciclados o reciclables, ya que en su proceso se ahorra mucha agua.

-Consumir frutas de estación, ecológicas y de la localidad; la producción intensiva supone grandes cantidades de agua para el riego, además de utilizar pesticidas.

-No debemos regar el jardín cuando hace mucho sol, porque de esta manera el agua se evaporará más rápido y las plantas no la aprovecharán. Es mejor regarlas por la tarde o por la noche.

-Usar el agua de lavar la verdura para regar las plantas

-Escoger plantas autóctonas para el jardín y macetas, consumen menos agua y dan mucho menos trabajo que las plantas exóticas, además atraen a mariposas y no exigen el uso de productos químicos para su mantenimiento

-En el jardín o en el huerto, evitar al máximo utilizar plaguicidas y otros elementos químicos.

-Al cocinar, medir bien la cantidad de agua que se necesita hervir. Si se llena el recipiente más allá de lo necesario se derrochará el líquido sobre la cocina y mediante la evaporación. Si se tapa la olla, hervirá más rápido, y recordar apagar la llama apenas se complete la ebullición.

-El agua, que finalmente hemos utilizado, debe llegar a nuestros desagües -a la red de alcantarillado, en suma- lo más limpia posible y desde luego, mínimamente contaminada. Por más que exista una planta depuradora, no significa que podamos cruzarnos de brazos y que no nos preocupemos de la calidad de nuestras aguas, es decir, que lleguen lo más limpias posibles, ya que cuanto más contaminadas estén nuestras aguas, más complicado será el proceso de depurado y los lodos o fangos a este proceso asociados más complejos de tratar.

Hay muchas maneras de celebrar esta fecha por lo que  esperamos que estos consejos  prácticos alcanzables , u otras actividades que puedan sugerir, sumen  a un cambio de actitud  relativo a la  gestión personal del agua.

Adela Álvarez- Humberto Nadal

Ecosalud- 28 de Marzo 2013

1-http://www.protectora.org.ar/medio-ambiente-y-consumo-sustentable/informe-nacional-sobre-la-gestion-del-agua-en-argentina-sintesis-documento-completo/3525/

2-http://www.opsur.org.ar/blog/2013/01/21/experto-advierte-sobre-graves-consecuencias-en-acuifero-guarani-por-el-fracking/

http://www.aguascordobesas.com.ar/noticias/%C2%A1celebramos-el-dia-nacional-del-agua

http://www.cofes.org.ar/descargas/info_sector/Gestion_del_agua_en_America_Latina/Informe_Argentina_2000.pdf

http://www.conagua2013.com/resena/index.html

 

Lic. Adela Álvarez

Miembro de la Comisión Cambio Climático del Consejo Consultivo de la Sociedad Civil – Cancillería Argentina

Deja tu comentario