Un día para recordar los frágiles ecosistemas de montañas

- Ambiente | Calendario Ambiental

El 11 de Diciembre a partir del año 2003 fue el día designado por la Asamblea General de las Naciones Unidas para recordar el Día internacional de las Montañas y alentó la formación de comités nacionales en 78 países fortaleciendo alianzas mediante la promoción y la creación de la Alianza Internacional para el Desarrollo Sostenible en las Regiones de Montaña, conocida como Alianza para las Montañas (CMDS, Johannesburgo, 2 de septiembre de 2002).

El lema de Este año fue Bosques de Montañas con el objetivo alertar sobre la relevancia de los bosques montanos por sus múltiples servicios ambientales, así como su importancia como medidas de adaptación al cambio climático. Al vincular el Día Internacional de Montañas de este año con el Año Internacional de Bosques 2011 se ha considerado oportuno potenciar la atención internacional existente sobre el tema.
Las montañas tienen mucho más valor para todas las personas en el mundo, sin importar que vivan cerca de ellas o no. El curso superior de todos los ríos del mundo está en las montañas, que debido a su tamaño y forma logran condensar el agua que se encuentra en el aire.

Los Bosques montanos sanos son cruciales ya que protegen las cuencas hidrográficas que proporcionan agua dulce a más de la mitad de la gente del mundo, El agua proveniente de las montañas, además de aliviar la sed de más de la mitad de la población mundial, también produce alimentos, electricidad y otras cuestiones básicas para la supervivencia humana. En la actualidad debido al creciente desabastecimiento de agua potable en el mundo, es más necesario que nunca el hacer uso inteligente y cuidadoso de los recursos provenientes de las montañas, así como de cuidar el ecosistema montañoso.

El cambio climático afecta especialmente al bosque de montaña. Ha disminuido los glaciares de las montañas que son un importante almacén de agua dulce que al derretirse provoca inundaciones y deslaves. Los pobladores de las montañas son los más interesados en proteger estas zonas pero también son los más pobres y con menor influencia, por lo que se ven obligados a explotar de forma insostenible los recursos de las montañas.

Los bosques montanos son ricos en biodiversidad, proporcionan alimentos , madera y productos forestales no maderables, sin embargo, en muchas partes del mundo los bosques montanos están bajo amenaza permanente por la deforestación, que continúa a un ritmo alarmante.

Por eso la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) le ha dedicado un extenso informe titulado Mountains Forests in a Changing World (Bosques de montaña en un mundo cambiante), realizado en forma conjunta con la Secretaría de la Alianza para las Montañas, con sede en la FAO, y la Agencia Suiza para el Desarrollo y la Cooperación. Allí se informa acerca de la situación de las zonas forestales en las regiones montañosas y de los peligros que las acechan.
Su conclusión es que a este ecosistema se le debe otorgar más protagonismo en los acuerdos internacionales sobre el medio ambiente.

Allí se señala que las presiones demográficas y la expansión de la agricultura intensiva han empujado a muchos pequeños agricultores, hacia zonas marginales y laderas empinadas, con la consiguiente pérdida de bosques.

También destaca que el cambio climático puede acelerar la propagación de plagas y organismos patógenos potencialmente nocivos para los bosques de las montañas.
En una entrevista al subdirector general Forestal de la FAO, Eduardo Rojas-Briales, resaltó “que los bosques de montaña afrontan numerosos desafíos mundiales, como el cambio climático, la escasez de agua, pérdida de biodiversidad y desertificación, pero también ofrecen oportunidades para las soluciones”…
… “los bosques de montaña protegen las comunidades locales de las catástrofes naturales”..

Dijo que los bosques de montaña influyen mucho en la cantidad y calidad del agua que reciben las comunidades de montaña y las comunidades e industrias de las tierras bajas.

“Al talarse los bosques de las montañas, las tierras quedan sin protección y aumentan la escorrentía y la erosión del suelo, con el deterioro consiguiente de la calidad del agua de los arroyos y los ríos”, anotó.

…“Los bosques de montaña son claves para la protección del suelo. En las regiones sobre las que se extienden, los fenómenos atmosféricos –las lluvias, las tormentas, etc.- suelen ser más violentos. La erosión es, además, proporcional a la pendiente, y en las zonas montañosas tenemos grandes pendientes”.

…“Si el agua se encuentra con un suelo desnudo, aumenta también el riesgo de inundación en las zonas bajas. Mientras que si existe suficiente cobertura vegetal, esa agua va infiltrándose poco a poco y siendo liberada progresivamente a los ríos. A todo esto es a lo que llamamos la función protectora del bosque de montaña”.

… “Si existe un tipo de bosque al que hay que prestarle cuidados significativos, es al de montaña. Por encontrarse en laderas, resulta más vulnerable. Y a eso se le une el cambio climático que, según las predicciones tendrá en estas zonas, como en las muy bajas, un impacto mucho mayor.

… “El deshielo de los glaciares y la menor presencia de nieve debido al calentamiento global están provocando un corrimiento de las franjas de vegetación hacia cotas más elevadas. Las montañas son más pequeñas a más altura, lo que significa que el hábitat de muchas especies se ira reduciendo y algunas de ellas podrían perderse”.

…“Además, los árboles no migran. Si un bosque -digamos el abetal en el Pirineo- tiene que subir 200 metros en 100 años, probablemente no lo logre. Y eso es lo que nos preocupa: que el salto climático sea tan grande que perdamos bosque, éste ya no pueda realizar su función protectora, y en cambio nos vayamos encontrando con formaciones más secas y de menor valor”.

Ya la FAO advierte que “la integridad y capacidad de recuperación de los bosques de montaña corren peligro ante el aumento de las temperaturas e incendios forestales, el crecimiento demográfico, la inseguridad alimentaria y en materia de combustibles”
Dijo que los responsables de elaborar las políticas de los países deben tener en cuenta la importancia de proteger y conservar los bosques de las montañas, e integrar estas preocupaciones en las políticas para atenuar los efectos del cambio climático y adaptarse.

Este día es una ocasión para incrementar la conciencia de la importancia que tienen las montañas para la vida, de señalar las oportunidades y las limitaciones que afronta el desarrollo de las zonas montañosas . Es el momento de dejar de resguardar, promover y garantizar solo las inversiones privadas y de crear alianzas que produzcan un cambio positivo en las montañas y las tierras altas del mundo.

Lic. Adela Alvarez- Humberto Nadal
Ecosalud- Tucumán
Consejo Asesor de ONGs
Comité de Montañas de Argentina

Deja tu comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.